Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales

Información

Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales. El Premio Eusko Ikaskuntza - Laboral Kutxa se instituyó en 1995 para distinguir a las personalidades en activo con los currículos más destacados en las áreas de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales, entendidas en el sentido más amplio. La obra global de la persona premiada deberá haber contribuido de manera efectiva al desarrollo cultural de Vasconia.

EUSKO IKASKUNTZA-LABORAL KUTXAREN SARIA 2016

Las primeras autoridades de los Gobiernos vasco y navarro, Iñigo Urkullu y Uxue Barkos, presidieron el 18 de octubre la ceremonia de entrega del Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales 2016 al filósofo e investigador Javier Echeverría Ezponda.

En una sala Julio Caro Baroja del Palacio Miramar de Donostia casi al completo, siguieron el desarrollo del acto la Presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejería, la consejera de Educación, Política Lingüística y Cultura, Cristina Uriarte, y el Diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano, así como una amplia representación de los mundos académico, cultural y social.

 

 

Javier Echeverría es la tercera personalidad navarra en obtener este galardón después de Gregorio Monreal y de María Bayo, a quienes se suman los dos primeros premiados, Julio Caro Baroja y Álvaro D’Ors, que lo fueron en virtud de sendas trayectorias estrechamente vinculadas a Navarra, tal como recordó el Presidente de Eusko Ikaskuntza, Iñaki Dorronsoro. 

El acto se abrió con la intervención de portavoces de seis de las siete universidades que intervienen en el jurado del Premio. Vicente Atxa, en nombre de Mondragón Unibertsitatea, habló de las investigaciones sobre innovación social de Javier Echeverría; Iñaki Esparza Leibar, direcotr de la UNED-Bergara, abordó sus estudios sobre Internet y los nuevos medios; Alfonso Carlosena, de la Universidad Pública de Navarra, repasó algunos conceptos acuñados por el filósofo como “tercer entorno” o  “los señores de aire”. En nombre de la Universidad de Navarra, Iciar Astiasarán hizo semblanza del lógico matemático, vertiente que complementó Cristina Iturrioz, de la Universidad de Deusto, refiriéndose a la trayectoria del filósofo de la ciencia. Por último, Ana Arrieta evocó la fundación de la Facultad de Filosofía de la UPV en los años setenta, de la que Javier Echeverría fue primer decano.

En su turno, Iñaki Dorronsoro recordó que la concesión de este Premio en 2016 coincide con el tricentenario de G.W. Leibniz, matemático y filósofo racionalista que sentó las bases de la ciencia moderna y del que Javier Echeverría es el más profundo estudioso, investigador y divulgador en el ámbito hispánico. “Un pensador de pluralidades”, lo definió el Presidente de Eusko Ikaskuntza, “autor claro, de prosa vigorosa y hermosa arquitectura teórica”, que elabora una filosofía para la acción.

Tras recibir el diploma acreditativo, Javier Echeverría desgranó un discurso emotivo, instructivo y punteado de humor. Habló de los orígenes emigrantes de su familia y de su condición cosmopolita, de sus años de formación itinerante y de su regreso al País Vasco de la mano de Ikerbasque. En este mundo actual “en el que ha surgido una nueva dimensión de la realidad”, “un nuevo modo de ser, digital y electrónico”, lanzó una propuesta que él mismo consideró visionaria: “Así como en época de mis abuelos y padres había redes de vasconavarros por la diáspora, para los ‘emigrantes del aire’ hay que crear tecnonubes vasconavarras”. Y añadió: “El aire y las tecnonubes nos señalan el futuro: Euskal Haizea, Euskal Hodeia, se superpondrá a Euskal Hiria y a Euskal Herria”, conectando a los vascos y navarros del mundo “con el vínculo del euskera, la lengua implementada mediante tecnologías de la información y la comunicación, la tecnolengua vasca”, una rama del euskera potente y con futuro.

El Presidente de Laboral Kutxa, Txomin García Hernández, enumeró algunas de las cualidades personales que subyacen bajo la brillante trayectoria de Javier Echeverría: “Su carácter autodidacta, su gran determinación y suficiencia, y el esfuerzo y voluntad con que cultiva sus talentos”. Haciendo suya la idea del fracaso como fuente de innovación que Javier Echeverría había enunciado previamente, Txomin García apuntó: “No puede haber algo más paralizante que el miedo a equivocarse, mayor fracaso que no intentarlo por dudar del éxito”. 

El broche a la ceremonia lo pusieron Uxue Barkos e Iñigo Urkullu. La Presidenta de la Comunidad Foral de Navarra alabó la "impecable carrera docente" de Echeverría, así como sus 37 años como investigador "en la confluencia de la matemática y de la filosofía". Por otro lado, reiteró el apoyo de su Gobierno a las actividades de Eusko Ikaskuntza como entidad que “contribuye de manera especial al avance de la sociedad”.

Finalmente, el Lehendakari en funciones Iñigo Urkullu puso el acento en “el compromiso con la extensión social del conocimiento” de un intelectual que ha procurado "ir más allá del mundo académico" y "aportar luz a las grandes incógnitas a las que nos enfrentamos" en el presente. Dada la importancia de la innovación como “herramienta fundamental” para el desarrollo y crecimiento de un pueblo, Echeverría representa una “referencia y un modelo a seguir”, a juicio de Urkullu.

Terminada la sesión académica, todos los participantes fueron invitados a un vino de honor en el salón de música del Palacio Miramar.

 

2016.10.18 EI-LK Saria 2016

 

Premio Eusko Ikaskuntza-Laboral Kutxa de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales